Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 21 Jun 2021 11:39
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 1522 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 166, 167, 168, 169, 170  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 18 Ago 2018 09:54 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
Los tres ciudadanos españoles presos en Santo Tomé y Príncipe, acusados de estar implicados en un intento de golpe de Estado, aseguran que estaban montando una empresa de seguridad privada y que eso explica que hubieran adquirido armamento y uniformes, según fuentes diplomáticas. Los tres españoles, cuya identidad no ha trascendido, fueron detenidos a principios de agosto junto a dos nacionales de Santo Tomé, un exministro y un exmilitar.

La supuesta intentona golpista está rodeada de un manto de opacidad y sospechas. El Gobierno de Santo Tomé y Príncipe (un archipiélago de 1.000 kilómetros cuadrados y 200.000 habitantes en el Golfo de Guinea) anunció el pasado día 3 la detención de cinco personas, tres españolas, “que actuaban en el país como mercenarios”, y dos santotomenses, acusados todos ellos de participar en una “operación terrorista para subvertir el orden constitucional”.

Según la nota oficial, el grupo planeaba “el secuestro del presidente de la República [Evaristo Carvalho] y del presidente de la Asamblea Nacional; y la eliminación física del primer ministro [Patrice Trovoada]”. Este último aseguró que el objetivo de los terroristas eran los representantes de las instituciones del Estado y pidió el apoyo de Interpol y de los Gobiernos de Portugal y España para continuar la investigación del caso.
Un país en precampaña electoral

La inestabilidad que vive Santo Tomé y Príncipe no es ajena a las elecciones generales que celebrará el país el próximo 7 de octubre, en las que el primer ministro Trovoada aspira a la reelección. Una de las decisiones más importantes de su primer mandato la adoptó en 2016, cuando rompió relaciones con Taiwán y se asoció con China, cuyo ministro de Exteriores visitó el archipiélago africano en enero pasado. El desembarco de capital chino coincide con el interés de las compañías petroleras por explotar las bolsas de crudo detectadas en aguas del Golfo de Guinea.

A los tres españoles se les incautó, según las autoridades locales, “material bélico, ordenadores, cuchillos de monte, granadas, gafas de visión nocturna y uniformes extranjeros con distintivos nacionales”. Respecto a los dos santotomenses, se trata de Albertino Francisco, ministro de Juventud y Deporte en el Gobierno de Gabriel Costa (2012-14), y de un antiguo miembro del llamado Batallón de los Búfalos, una unidad de élite al servicio de la Sudáfrica del apartheid que combatió en la guerra de Angola.

España carece de Embajada en Santo Tomé y Príncipe, pero ha ofrecido asistencia a los detenidos a través de su cónsul honoraria en el país, María Teresa Mendizábal, y de la Embajada portuguesa. También ha realizado gestiones la representación diplomática en Libreville (Gabón), según la Oficina de Información Diplomática (OID).

Fuentes diplomáticas aseguran que los españoles niegan todos los cargos y aseguran ser profesionales de la seguridad privada cuyo objetivo era montar una empresa de dicho sector en el país, lo que explicaría la adquisición de armamento y uniformes. Para poner en marcha este proyecto habrían sido inviatados por el ministro del Interior del Gobierno de Costa, pero no por el actual.

Esta es la segunda intentona golpista que las autoridades de Santo Tomé y Príncipe denuncian en pocas semanas. El pasado 21 de junio fueron detenidos el exministro de Agricultura y diputado opositor Gaudencio Costa y el sargento del Ejército Ajax Managuem “por tentativa de subversión el orden constitucional”.

Para irritación del Gobierno, el juez los puso en libertad, alegando falta de pruebas para mantenerlos encarcelados. Esta vez, un juez decidió el pasado día 9 enviar a prisión provisional a los cinco detenidos, aunque después de que varios de sus colegas se inhibieran, lo que medios locales atribuyen a la tensión entre el Ejecutivo y el poder judicial.

Una de las secuelas del caso ha sido la destitución del jefe de la guardia presidencial, Lepoldo Fernandez, más conocido como Rambo. de cuya unidad procederían supuestamente las armas incautadas al grupo.
https://elpais.com/politica/2018/08/17/ ... 69763.html

El plan consistía en matar al primer ministro. Después irían a por el presidente de la República y el del Parlamento, a los que pretendían secuestrar. Pero algo falló y el golpe de Estado previsto se vino abajo como un castillo de naipes. Hasta aquí la versión oficial resumida de lo ocurrido en Santo Tomé, el país más pequeño de África después de las Seychelles. Tres españoles -ex militares a los que acusaron de «mercenarios»- fueron detenidos y encarcelados por formar parte de una «operación terrorista para subvertir el orden constitucional», es decir, por participar en un intento de golpe de Estado.

Los tres, dijo el Gobierno de Patrice Trovoada, cayeron con todo su arsenal. En el momento de su arresto, que se produjo el 3 de agosto, según la versión oficial, les fueron requisadas diversas armas de guerra, entre otras, fusiles de asalto AK-47, munición, granadas, gafas de visión nocturna, bayonetas, machetes... Desde entonces, Marco, Orlando y José Manuel permanecen encerrados en la prisión central de Santo Tomé, la única del país, un lugar infame, sobrepoblado de presos.

«Los tres están bien, sí, he ido a verlos a la prisión, no puedo decir más». Piiiiiii. La orden impuesta por el Ministerio de Asuntos Exteriores español es el silencio. Y la cónsul de España en Santo Tomé, la cumple a rajatabla. Al otro lado del teléfono, a 4.579 kilómetros de distancia, en medio del océano Atlántico, María Teresa Mendizábal despacha las preguntas de Crónica colgando el teléfono. Como si la supuesta intentona golpista que le atribuyen a los tres españoles en este archipiélago del Golfo de Guinea, antaño mercado de esclavos, fuera cosa menor. El propio Ministerio de Exteriores, en sus recomendaciones de viaje, califica Santo Tomé como un lugar «tranquilo». Donde «el viajero no corre riegos particulares». Y ello a pesar de que éste es el segundo intento de golpe en 30 días. El pasado 21 de junio ya fueron detenidos, acusados de otra tentativa similar, el ex ministro y diputado opositor Gaudencio Costa (Alfa II en la trama) y el francotirador Ajax Managem (Alfa I), sargento del ejército, que, a diferencia de los españoles -incomunicados en celdas sin ventanas ni ventilación-, quedaron inmediatamente en libertad provisional, a la espera de juicio.
De izquierda a derecha, el asturiano Marco en la cubierta de un atunero, el ex legionario Jose Manuel, de San Fernando, Cádiz, y el riojano Orlando, el jefe del grupo que los reclutó. CRÓNICA

Por las viejas calles de Santo Tomé, isla del cacao donde los negros cantaron y bailaron sin parar cuando la abolición de la esclavitud, en 1875, no se ha visto ahora ninguna sangre correr. De los cinco presuntos cabecillas del complot detenidos, dos eran civiles tomenses: el ex ministro Albertino Francisco, el que ofreció el trabajo a los españoles, y un supuesto miembro del batallón de los Búfalos, unidad de élite de la Sudáfrica del apartheid que se formó para combatir a enemigos del régimen en las antiguas colonias portuguesas. Los otros tres eran los veteranos ex militares españoles. Dos habían pertenecido al grupo que recuperó la isla de Perejil, y el tercero, a la Legión.

Los tres blancos habían llegado el 29 de julio a Santo Tomé en un avión de la TAP, la línea aérea de bandera de Portugal. Y el único material bélico propio con el que aterrizaron, según afirma a Crónica una fuente próxima, eran unos chalecos antibalas. «Las armas de las que habla el Gobierno no eran suyas. Se las colocaron. Fue una trampa», sostiene alguien que estuvo en contacto directo con los españoles hasta poco antes de que fueran encerrados en la prisión central. Un recinto que, según informes del departamento de EEUU, se encuentra casi al límite de su capacidad. Unas instalaciones con «ventilación insuficiente y altas temperaturas» donde los presos preventivos comparten espacio con criminales convictos y en la que no existe una segregación entre los mayores y menores de edad allí encarcelados.

¿Qué pasó realmente en la pequeña isla del Golfo de Guinea? ¿Fue todo un montaje para reforzar la posición del Gobierno, con mayoría del partido Acción Democrática Independiente, ante las próximas elecciones generales? ¿Y las armas? ¿Eran en realidad de los españoles, como pregonaron las autoridades de Santo Tomé? ¿A qué habían ido? ¿Quiénes son? ¿Para quién o quiénes trabajaban? ¿Fueron de verdad detenidos el 3 de agosto, como asegura el Gobierno tomense? ¿O es más cierto que los esposaron en el hotel cuando estaban en chanclas y usando sus redes sociales un día después?

Empecemos por el final.
Los tres detenidos no han podido ver la luz desde que fueron encarcelados. Las celdas de esta cárcel no tienen ventanas ni ventilación y están totalmente incomunicados.

Los tres juntos salieron de España el 29 de julio con rumbo a Santo Tomé. Viajaron en un avión de la TAP. Pocos días más tarde, el 4 de agosto -y no el 3, como aseguraron las autoridades tomenses- fueron detenidos en el hotel mientras uno intercambiaba mensajes de WhatsApp con un amigo y otro estaba en su Facebook.

Las armas, presuntamente de su propiedad, aparecieron más tarde. Es imposible, relata un ex agente de Inteligencia español, que ellos pudieran introducirlas en el país con los controles aduaneros. Encima sólo portaban como de costumbre sus chalecos antibalas.

Lo que en verdad les había llevado a Santo Tomé, lugar que ya conocían, sería la oferta del ex ministro de Juventud y Deporte, Albertino Francisco, para que le dieran protección como guardaespaldas a él y a otros políticos opositores al Gobierno de Patrice Trovoada, con vista a la campaña electoral inminente que conducirá a las elecciones generales del 7 de octubre.

Enrique, nombre ficticio de un ex espía que ha trabajado en el continente africano y que conoce bien el mundo de los mercenarios, sostiene que a los tres españoles los «han cogido como cabezas de turco» de un golpe, según él, que «no existió».

Los tres estaban sin trabajo y, según fuentes cercanas a los detenidos, la oferta para que hicieran de guardaespaldas en Santo Tomé le había llegado directamente a Orlando, el que llevaba la voz cantante del trío. Llegaron a Santo Tomé prácticamente con lo puesto. «Esto que ha pasado tiene toda la pinta de una encerrona. Les han colgado el marrón», sostiene la misma fuente.
Fueron detenidos un día después de la fecha indicada por el gobierno de Santo Tomé. Y en su hotel

Crónica se ha puesto en contacto con la Oficina de Información Diplomática (OID) en Madrid. Nos atiende al teléfono el funcionario de guardia del departamento, Felipe Formariz.

-¿De qué se les acusa en el plano jurídico a los españoles?

-Eso no se lo puedo decir, violaría la ley de protección de datos.

-¿No cree que, al tratarse de ciudadanos españoles, Exteriores debería dar más explicaciones sobre un asunto tan grave?

-Tenemos que ser discretos. Lo siento. Les estamos ofreciendo asistencia consular...

-¿En qué consiste?

-Nuestra cónsul los visita y les prestamos toda la ayuda.

Le ha llevado calcetines y matamosquitos. La comida es mala, pero no se les puede llevar nada del exterior por riesgo de envenenamiento. Tampoco se les ha permitido salir de las celdas desde que fueron detenidos. En cuanto a la asistencia jurídica, las familias de los tres presos han contratado un mismo despacho de abogados en el país. El propio letrado de oficio que les asistía se lo había recomendado. El precio: 20.000 euros.

-¿Están en contacto con las familias? -seguimos preguntando.

-Sí, tenemos contacto. Les informamos de todas las gestiones.

El bufete tomense ha presentado un recurso firmado por los tres encarcelados para poder hablar con sus familias, que denuncian la lentitud, el hermetismo y el silencio mediático en torno a lo ocurrido mientras se les ha tildado de «mercenarios» cuando iban a trabajar como escoltas. Y también esperan una respuesta contundente y mayor apoyo por parte del Ministerio de Exteriores. El juicio está previsto que se celebre en unos 15 días.

-¿Cómo van las gestiones que dicen estar realizando? ¿En qué consisten? -insistimos al portavoz de la OID.

-No puedo decirle nada más.

Antes de convertirse en soldados de fortuna, los ex militares -Orlando, jefe del grupo, Marco y José Manuel- se habían curtido con los más duros. En la Legión y en el GOE III, con sedes en Valencia y Alicante. Los pocos que consiguen entrar en este Grupo de Operaciones Especiales únicamente intervienen en misiones de alto riesgo. Algo parecido a los temidos SEAL estadounidenses que saltaron a la fama por dar caza a Bin Laden. Fueron precisamente los del GOE III los que estuvieron desplegados en Bosnia, cuando la guerra de los Balcanes, Iraq y Afganistán, y quienes a su vez, tras ser tomada por tropas de Marruecos, lograron recuperar para España la isla de Perejil (17 de julio de 2002). «Los que pasan por alguno de estos Grupos se convierten en máquinas de guerra, son muy precisos y sigilosos, por eso llevan en su escudo la figura de un murciélago, rápidos y letales como los alados negros...», asiente un veterano capitán que prefiere mantenerse en el anonimato. «El que fue goe no olvida. Siempre será un goe». Y así fue.
"Se suele cobrar a partir de los 10.000 euros mensuales", dice un mercenario que ha estado en África

Ya en la otra vida, la civil, los tres antiguos militares seguirían poniendo en práctica lo aprendido. Los tres venían del Ejército. Se foguearon en unidades de élite. Y los tres abandonaron la vida militar para dedicarse a la seguridad privada. Dieron protección a atuneros frente a los piratas somalíes. Cruzaron mares y se enfrentaron a piratas. Les guardaron las espaldas a políticos y espías...

Orlando Pérez López, natural de Arnedo (La Rioja), es el muñidor del trío. Perteneció al GOE de Alicante. Luego pasó por Segur Ibérica. Está casado, y durante varios años fue el delegado en España de UCP Group, una empresa inglesa de seguridad privada especializada también en labores de adiestramiento. Orlando se ocupó de la parte médica en los cursos de escolta que se hacen en España. «Se incorporó un compañero a la empresa y tuvieron desavenencias», nos explican para señalar cómo fueron esos roces profesionales el motivo por el que pidió el finiquito a UCP hace menos de dos años. Ya conocía, de su tiempo en los atuneros con la empresa Segur Ibérica a los otros dos españoles que convocó para configurar un equipo que velara por la seguridad del ex ministro de Santo Tomé.
Alias 'popeye'

El primer elegido fue Marco José Martínez Méndez, alias Popeye. Asturiano de Vegadeo, un pequeño pueblo que linda con Galicia y que no llega a los 4.000 habitantes. Marco nació en uno de esos eneros de galernas en el Cantábrico, hace 36 años. Casado y padre de 3 hijos (dos niños y una niña), Méndez destacaba por su cuerpo rocoso y ágil, condiciones que le abrirían las puertas de la primera división gallega de rugby como jugador del Club de Rugby Ferrol. Años antes (desde 2002 a 2005) se había enrolado en la Armada española, en cuyo colegio de huérfanos había estudiado COU. «Físicamente era un portento, no muy alto, rondará el 1,75, pero noble, buen compañero», recuerda el presidente del Club Rugby Ferrol, Cristóbal Dobarro, donde Marco ha jugado seis temporadas. «Él no es de ésos, qué va... Marco es un tipo duro, recio, pero de ahí a lo que se cuenta de él... No me lo creo».

Al terminar su aprendizaje en la Armada, en 2007, Méndez logró que lo admitieran en uno de los grupos de élite del Ejército de Tierra, el de Operaciones Especiales, GOE III, con sede en Valencia. Durante los tres años que permaneció en esta unidad de élite (2007 a 2010), el asturiano de la cabeza rapada, barba larga y mirada fría y cuerpo tatuado, estuvo involucrado en distintas operaciones internacionales. En Líbano (2009) realizó misiones de inteligencia y contrainteligencia, dando protección a agentes españoles del CNI y a personalidades de la ONU y del Gobierno de Zapatero.

Tras abandonar el Ejército, estuvo un tiempo trabajando para Swat Security Systems, una empresa internacional de seguridad privada con sedes en Mozambique, Panamá, Grecia y Singapur, que presta servicios de consultoría, inteligencia y vigilancia. Luego recaló en Segur Ibérica. La empresa -que ya no existe- prestaba servicios de vigilancia y acción rápida para frenar los ataques de piratas a los atuneros españoles en el Índico. Ocho meses en un barco y una enorme preparación y fortaleza mental. A Marco lo recuerdan como muy impulsivo. «Saltaba a la primera. Es muy de acción y muy de grupo, vive mucho lo de la seguridad».

Tras el ERE de Segur Ibérica se quedó en paro. Sacó el acceso a la Universidad y el título de director de seguridad en A Coruña, mientras planeaba opositar a policía local. En julio estuvo a punto de aceptar un empleo de guardabosques en Galicia. Pero la oferta de su compañero Orlando para ir a Santo Tomé de guardaespaldas le pareció más jugosa. Un trabajo fácil, pensaría él, con el que ganaría un buen dinero.

«A veces no cobras porque te matan, que también pasa». Agustín es un mercenario de los que han visto mucha sangre. No le preocupa demasiado contar sus experiencias a cambio de mantener su anonimato. Ha trabajado en medio mundo, especialmente en el continente africano. Un oficio ciertamente peligroso, aunque Agustín matiza: «En los conflictos armados los que menos mueren son los militares».

-¿Cuánto se gana?

-Se suele cobrar semanalmente, pero digamos que a partir de 10.000 euros mensuales.

En su mayoría se trata de ex militares que, por diversas razones, inquietudes profesionales o aspiraciones económicas, ofrecen su fearless y sus dedos rápidos a quien pueda pagarlos. Añade Agustín que los mercenarios españoles están muy bien valorados por lo espartanos que son. «Me refiero a que están acostumbrados a luchar con medios precarios, sin una gran tecnología detrás ni apoyo de mulas mecánicas, por citar algo. Recuerdo que en una misión yo era el arma del equipo y llevaba una moderna Minimí -ametralladora ligera de origen Belga- cara y eficaz, pero pija: había que mantenerla muy limpia y emplear balas blindadas americanas si no querías abrasar el cañón. Tras tomar un par de pueblos la munición escaseaba y tuve que hacerme con otra ametralladora que le arrebaté al enemigo, que era casi de la II Guerra Mundial pero a cambio tenía por delante toda la munición que quisiera. África es así. Aprovechas lo que tienes y no esperas que nada caiga del cielo».
Las familias han pedido apoyo y una respuesta contundente del ministerio de exteriores

Para rematar nos habla del lado oscuro de los soldados de fortuna (mercenarios): «Algunos no cobran por sus servicios, ésos son los peores». Se agrupan en pequeños equipos autofinanciados y van allá donde ven un conflicto entre dos facciones para negociar apoyos. El beneficio no es otro que el pillaje. Son unos auténticos piratas de tierra firme.También hay muchos adictos a la adrenalina, entre otras cosas, que son rechazados por las empresas serias porque no pasan el perfil psicológico. Lo que realmente les gusta es matar, y los conflictos armados les valen de excusa.

Para Orlando, el jefe del trío de españoles, el contrapeso perfecto para cerrar el equipo de Santo Tomé fue José Manuel López Jiménez, el legía del grupo. Un gaditano de San Fernando (Cádiz) de 49 años recién cumplidos. Está divorciado y tiene dos hijos mayores. Fue cabo de la Legión, en la que entró con 17 años. Lo dejó por la seguridad privada. Para hacerlo, salió de Melilla y atravesó la Península: en verano de 2002 comenzó a trabajar como escolta en el País Vasco. La primera espalda que le tocó guardar de la violencia de ETA fue la del delegado de El País en Euskadi, el periodista Ander Landaburu.

En el País Vasco pasó una década trabajando para empresarios del Grupo Delfi y políticos en ayuntamientos como el de Vitoria e Iruña de Oca (Álava). Luego recaló en los atuneros, hasta el ERE. Su último trabajo fue como guardaespaldas de un millonario ruso, en Marbella. Según allegados suyos. es «muy buena gente». Para los expertos que lo conocen, «sin duda es la persona en la que confiarías tu seguridad. Es un lujo trabajar con él. No se mete en jaleos y lo suyo lo hace muy bien». Por eso en el sector «no cuadra lo del golpe de Estado. Con José Manuel, no, imposible».

Mientras se cubren los pies con los calcetines de la cónsul y se protegen de los mosquitos en espera de juicio, seguro que Marco el popeye, el legía José y el jefe Orlando maldicen su viaje a Santo Tomé y Príncipe, dos puntos verdes en la inmensidad del Atlántico, el lugar más próximo a la posición 0º 0º, donde no sólo convergen los puntos cardinales. También las creencias y la magia se confunden con la realidad. O a la inversa. Ellos fueron buscando fortuna y se dieron de bruces con el mayor de los infortunios... De golpe.
La inventona: un golpe imaginario
DAVID R. VIDAL

A veces la necesidad económica tiende puentes a la imprudencia. Los tres españoles encarcelados se las veían muy felices aspirando a un trabajo bien remunerado en Santo Tomé: escoltar a un antiguo ministro (Albertino) de cara a las elecciones de octubre. Y es que no se fiaba un pelo de sus compatriotas.

Estos tres mercenarios llegaron con visado de turista para una estancia de días, sin tiempo no ya para iniciarse en cualquier tarea, sino que ni siquiera tuvieron opción a cambiar sus chanclas por una indumentaria más marcial antes de ser arrestados. Conocer las auténticas motivaciones del Gobierno respecto a estas intentonas golpistas -o inventonas, según se mire- no es difícil. Santo Tomé tiene larga tradición. Apenas un mes antes se produjo otro supuesto intento donde también fue protagonista un antiguo ministro -Gaudencio- y un par de soldados. O sea, una operación de tres personas. El suceso involucraba a un asesor francés del que nunca se supo. Tal vez el Gobierno visualizó un déjà vu y sobrerreaccionó al ver que la oposición contrataba a militares. Esta vez el pelotón golpista ya sumaba a cinco: éxito asegurado...

A veces, a ciertos países con regímenes democráticos cuestionables no les viene nada mal una asonada militar -en tentativa- que les permita hacer limpieza entre las filas de la oposición o para obtener ventajas políticas que no logran por métodos más convencionales. Un Erdogan. Si finalmente la testaruda realidad no resulta propicia y la anhelada tentativa no acontece, siempre queda el recurso a la inventiva donde, es sine qua non, se precisa de unos pardillos sobre los que cargar las tintas y a quienes presentar de trofeo ante la sociedad santotomense. Nada vende mejor que la publicitada detención de unos siniestros mercenarios extranjeros...

Sería esperable que la justicia desmontase rápido la versión oficial, donde es incierto hasta el momento de la detención, por no hablar de la dudosa procedencia de unas armas que poco antes estaban en poder de afines al Gobierno. A los golpistas de junio se les dejó en libertad a la espera de juicio. Sin embargo, es de temer que esta vez la justicia no haga acto de presencia hasta... después de las elecciones.

España debería ejercer una adecuada presión diplomática para proteger a sus ciudadanos. Albertino y su acólito, entrullados en la misma operación, siempre podrán negociar su libertad a cambio de algo, pero los blancos no van a tener tanta suerte.

David Vidal trabajó para el CNI durante una década, tejiendo una red de informadores en 16 países de África
http://www.elmundo.es/cronica/2018/08/1 ... b4575.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 24 Oct 2018 21:27 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
Contratistas occidentales en las fuerzas de los Emiratos Árabes Unidos en Yemen:
https://www.buzzfeednews.com/article/ar ... lan-dahlan

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 01 May 2019 08:54 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
El fundador de la empresa de mercenarios estadounidense Blackwater, Erik Prince, muy cercano al Gobierno de Donald Trump, lleva meses tratando de organizar un ejército de 5.000 mercenarios para derrocar al régimen de Nicolás Maduro, según afirma hoy en una noticia la Casa Blanca.

De ser cierta la información, se trataría de una bendición del cielo para el régimen de Maduro, que lleva años empleando con enorme éxito el fantasma de la intervención extranjera para justiciar su represión y defender el caos económico del país. Nicolás Maduro, además, está protegido por varios cientos de mercenarios rusos de la empresa Wagner, muy cercana a Vladimir Putin, que ejercen de verdadera 'guardia pretoriana' del líder venezolano en coordinación con los miles de asesores cubanos desplazados al país.

Sin embargo, parece que Prince no cuenta con ningún apoyo ni de la oposición venezolana ni de los países que quieren que la democracia vuelva a ese país. Fuentes cercanas a Juan Guaidó han declarado a la agencia de noticias que no tiene relación alguna con el empresario. La Casa Blanca ha declarado que no apoyaría el plan. Todo lo que tiene que ver con Blackwater, además, trae a la memoria las acusaciones de violaciones de derechos humanos llevados a cabo por esa empresa, entre ellas la matanza de la Plaza de Nisour, en Bagdad, cuando mercenarios de esa compañía asesinaron a 17 civiles iraquíes en un atasco en 2007.

Sin embargo, desde la empresa de Prince, Frontier Services Group (FSG) han declarado a Reuters que el empresario "tiene una solución para Venezuela, igual que la tiene para otros muchos sitios". FSG está constituida en el paraíso fiscal de Bermuda, pero cotiza en la bolsa de Hong Kong. Entre sus socios está el fondo chino CITIC, en el que BBVA llegó a tener hasta el 9,9% del capital, aunque en la actualidad ha vendido por completo su participación. Prince lleva a cabo todo tipo de actividades: desde inversión indirecta hasta construcción de obras públicas y fábricas, pasando por la venta de armas y la construcción de bases del Ejército chino.

Según Reuters, el plan de Prince es crear un ejército de entre 4.000 y 5.000 soldados que opere desde Colombia, primer en tareas de inteligencia y espionaje, y después para derrocar a Maduro. El Gobierno de Colombia se ha opuesto hasta la fecha a actuar como base para cualquier tipo de acción armada contra Venezuela, a pesar de las malas relaciones entre los dos países y de que Bogotá está cargando con el grueso del coste de la huida masiva de venezolanos de su país. El plan también es extraño desde el punto de vista militar, ya que, para invadir y estabilizar Venezuela serían necesarios muchos más de 5.000 soldados.

En enero, el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, apareció en una rueda de prensa en la que se discutía la situación en Venezuela con un cuaderno amarillo en el que había escrito claramente -casi daba la impresión de que quería que se viera- "5.000 tropas a Colombia".

Prince tiene excelentes contactos, tanto a nivel político como familiar en la Casa Blanca. Por un lado su hermana es Betsy DeVos, la secretaria de Educación de Estados Unidos. Por otro, Prince actuó de intermediario entre el equipo del entonces candidato Donald Trump y las monarquías de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos en el verano de 2016.

Prince también está involucrado en la controvertida relación entre Donald Trump y Vladimir Putin. En el informe del fiscal especial de la 'trama rusa', Robert Mueller, se detalla una reunión que Prince organizó en las Seychelles en enero de 2017, 9 días antes de que Trump jurara el cargo de presidente, en la que participaron el príncipe heredero de los Emiratos, Mohamed Bin Zayed al Nahyan (conocido en EEUU como "MZB"), y el consejero delegado del fondo soberano ruso, Kirill Dmitriev, en representación de Vladimir Putin. Prince conoce a MZB porque ha fundado en los Emiratos la empresa de mercenarios R2 y ha entrenado allí a miles de somalíes en operaciones destinadas a combatir la piratería en el Océano Índico.

El fondo soberano ruso, RNWF según sus siglas en inglés, tenía en febrero de 2018 activos de 66.400 millones de dólares (59.200 millones de euros) y es el principal vehículo a través del cual el Estado ruso lleva a cabo sus inversiones. El objetivo de la reunión fue, según el informe, establecer un canal de cooperación extraoficial entre Moscú y Washington.

Sin embargo, en diciembre de 2017, Prince declaró ante el Congreso de EEUU que la reunión había sido fortuita, y que él no tenía ninguna relación "ni oficial ni, de verdad, extraoficial" con la campaña de Trump. Esa afirmación es lo que ha causado la ira de los congresistas tanto demócratas como republicanos. Por esta razón, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff, ha recomendado hoy mismo al Departamento de Justicia que lleve a cabo una investigación penal contra Prince por obstrucción a la Justicia.

Pero el uso de una fuerza militar extranjera privada sería un duro golpe a la legitimidad de la oposición venezolana, tanto dentro como fuera del país. Solo en el último año, la mayor parte de los Gobiernos de América Latina -con excepciones, entre ellas las de México o Uruguay- , han dejado de mirar hacia otro lado en la crisis de Venezuela, a medida que sus países se llenaban de refugiados. Y la posibilidad de un ejército privado, encima seguido de la palabra "Blackwater", irritaría a toda la región. A eso se suma el hecho de que todavía quedan países como México que siguen reconociendo a Nicolás Maduro como presidente.

Prince creó Blackwater en 1997, tras haber servido en los SEAL, la unidad de élite de la Armada de EEUU, que alcanzó fama mundial en 2010 cuando sus miembros asesinaron a Osama bin Laden en Afganistán. Tras obtener miles de millones de dólares en contratos -buena parte de ellos secretos- del Pentágono, la CIA, y el Departamento de Estado, vendió la empresa a un grupo de inversores en 2010.
https://www.elmundo.es/internacional/20 ... b4570.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 04 Nov 2019 13:04 
Desconectado
Agente
Agente
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Oct 2015 21:21
Mensajes: 33
Ubicación: A bordo.
Siete contratistas rusos del Grupo Wagner asesinados en una emboscada en Mozambique.
Siete operadores de Wagner Group, una empresa privada de contratistas militares con estrechos vínculos con Rusia, murieron en dos ataques separados en Mozambique. Los contratistas rusos fueron asesinados y, según los informes, algunos de ellos fueron decapitados después de ser emboscados junto a 20 tropas del gobierno en el norte del país, según el periódico Carta de Mocambique. Tres vehículos del ejército fueron incendiados en el ataque del domingo.

Ese es el segundo incidente mortal en Mozambique relacionado con el Grupo Wagner. Anteriormente, han perdido hasta cinco operadores. Se estima que Wagner Group alrededor de 200 operadores en el país. Fueron desplegados en el estado de África meridional desde Rusia en septiembre, junto con tres helicópteros de ataque y tripulación para brindar apoyo a las fuerzas gubernamentales, informó el Times el 2 de octubre:

Ambos ataques fueron emboscadas en el estado de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, donde ISIS anunció por primera vez su presencia en junio de este año. En el segundo ataque, que ocurrió el 27 de octubre, un testigo le dijo a The Moscow Times que los militantes de ISIS colocaron barricadas al otro lado de la carretera y luego comenzaron a disparar contra el convoy. Cuatro soldados rusos fueron asesinados a tiros en el lugar y luego decapitados, según la fuente, mientras que un quinto fue baleado y herido y luego murió en el hospital.

El primer ataque, que anteriormente no se informó, ocurrió el 7 de octubre y vio a dos contratistas rusos muertos a tiros en la misma provincia. Una vez más, el ataque fue el resultado de una emboscada y también involucró a las fuerzas de seguridad de Mozambique, aunque no está claro si alguno de ellos fue asesinado o cuántos fueron asesinados.

Rusia ha estado suministrando armas y equipos militares a Mozambique para ayudar en su lucha contra los grupos insurgentes islamistas desde que firmó un pacto a principios de enero de 2017. Sin embargo, el acuerdo no estipulaba el suministro de combatientes y, tan recientemente como el 8 de octubre, Moscú negó tener tropas estacionadas en el país.

https://special-ops.org/52531/seven-rus ... ozambique/

_________________
“Nunca la bandera arriada, nunca la última empresa”
Sir Ernest Shackleton.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 12 Nov 2019 12:13 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
La guerra que inició en abril el mariscal Jalifa Hafter cuando intentó tomar Trípoli sigue en tablas. Sin embargo, en las últimas semanas, la presencia de mercenarios rusos estrechamente vinculados al entorno del Kremlin que combaten en apoyo de Hafter podría desnivelar la balanza. Este movimiento bélico, confirmado por diversas fuentes y que han negado tajantemente tanto el portavoz del mariscal libio como el Gobierno ruso, llega después de que Moscú haya asentado su presencia militar en Siria y esté tratando de ampliar su peso en África. El Ejecutivo libio respaldado por la ONU ha acusado a Rusia de emplear estos paramilitares para extender su influencia en el país, productor estratégico de petróleo.

Estos soldados secretos rusos, bien formados y equipados, forman parte del opaco grupo Wagner, según varias fuentes. Son unos 200, según reporta sobre el terreno The New York Times; entre ellos francotiradores. The Washington Post informa desde Libia que son “unos cientos”. Wagner, según distintas investigaciones, está vinculado a Yevgeni Prigozhin, un oligarca muy cercano al presidente ruso, Vladimir Putin, que emprendió su fortuna con servicios de cáterin. Wagner surgió por primera vez en los campos de batalla de Ucrania. Y su número y poder aumentó con operaciones en Siria. Se despliegan primero cuando Moscú no puede intervenir oficialmente —o no puede ser visible—, señalan distintas fuentes. Pero el Kremlin no ha reconocido jamás su actividad. Tampoco en esta ocasión. El jueves, el viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov, tachó de conjeturas esas informaciones.

"Los rusos han intervenido para echar combustible al fuego y agravar la crisis en lugar de encontrar una solución", ha declarado Fathi Bashagha, el ministro del interior del Gobierno con sede en Trípoli, en una entrevista concedida a la agencia Bloomberg antes de viajar a Washington. En ella asegura que Estados Unidos tiene una "obligación moral y legal" para solucionar el conflicto. Desde que Hafter desencadenó su ofensiva contra Trípoli se han registrado un millar de víctimas, de la cuales cien son civiles, según la ONU.

Rusia viene mostrando gran interés por Libia desde al menos 2018. A finales del año pasado, Jalifa Hafter visitó Moscú acompañado por una delegación militar. Se reunió entonces con el ministro de Defensa, Sergéi Shoigú, uno de los miembros del Gobierno más cercanos a Putin, y otros altos cargos militares. Pero en aquella cita, sentado a la mesa como uno más, estaba también Yevgeni Prigozhin. El Comando General de las Fuerzas Armadas de Libia difundió las imágenes en su canal de YouTube. El Kremlin guardó silencio entonces, pero fuentes cercanas al Gobierno citadas por las agencias rusas aseguraron que el oligarca estaba allí en calidad de proveedor del evento. “Algo se cocina en Libia”, remarcaron entonces algunos medios independientes rusos con ironía: a Prigozhin se le conoce popularmente como el “chef de Putin”.

En primavera, las autoridades libias detuvieron a dos personas acusadas de injerencia vinculadas a la Fundación para la Protección de los Valores Nacionales, ligada según varias investigaciones también a Prigozhin, en la lista de sanciones de Estados Unidos por su relación con la fábrica de trolls que buscó influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y por sus lazos con Wagner. El portavoz de la entidad, aseguró que se trataba de dos “sociólogos” que realizaban encuestas sociales, investigaciones humanitarias, culturales y políticas.

Ese ejército privado vinculado al aliado de Putin empezó a combatir en primera línea el pasado septiembre junto a las fuerzas leales a Hafter, como contó Bloomberg. Poco después, varios medios rusos documentaron la supuesta muerte de una decena de mercenarios compatriotas durante el bombardeo efectuado por las brigadas afines al llamado Gobierno de Unidad Nacional, apoyado por la ONU, contra un enclave controlado por el mariscal.

El mariscal Hafter contaba hasta ahora con el apoyo explícito de Egipto y Emiratos Árabes, sobre todo. Y también, aunque más discretamente, con Rusia. Mientras, el Gobierno de Unidad Nacional cuenta con el respaldo oficial de la ONU, pero su principal socio militar es Turquía; además de Qatar. Francia ha expresado su apoyo a Trípoli, el único Gobierno que reconoce oficialmente la comunidad internacional, pero también ha apoyado a Hafter en diversas operaciones militares.

Entre bambalinas del conflicto, Moscú ha tenido contacto con ambas partes. Ha tratado de garantizarse el favor de la persona que tome el poder en Libia, señala Grzegorz Kuczynski, experto del Warsaw Institute y autor de varios artículos de análisis sobre el tema. Kuczynski cree que para Rusia, el hombre clave será Hafter, que además tiene algún vínculo con Moscú. Como otros jerarcas de Oriente Próximo y África, el mariscal estudió en varias instituciones militares de la Unión Soviética a finales de los años setenta y principios de los ochenta.

Con su apoyo a ese futuro hombre fuerte, el Kremlin no solo espera que se descongele el conflicto. También tiene una serie de expectativas. “Según el plan de Rusia, esa persona daría el visto bueno a establecer bases militares rusas en la región del mar Mediterráneo, permitiría a las empresas de Moscú ingresar al sector petrolero local; compraría armas de fabricación rusa y serviría, junto con Egipto y Siria, como un fuerte vínculo en el eje pro-Kremlin en Oriente Próximo”, apunta el experto.

Otros analistas aseguran también que Moscú está empleando un libro de jugadas muy similar al del conflicto sirio. Aunque a diferencia de ese país, en Libia no están las fuerzas regulares rusas, señala un diplomático occidental que habla con la condición de anonimato. “Habría que preguntarse quién está pagando a esta empresa. Porque esos ‘soldados’ no vienen para cobrar 80 dólares al día”, añade.

Prigozhin se ha convertido en un jugador clave en la política exterior cada vez más expansiva de Rusia. Se ha detectado presencia importante de grupos armados vinculados a Wagner en Siria, Sudán y República Centroafricana. En ese país, donde Moscú también envió fuerzas especiales para la protección del presidente, esos soldados secretos han servido como asesores militares, entrenadores y guardias armados a cambio de concesiones mineras de oro y diamantes, según varias investigaciones. Además, hay grupos menos significativos compuestos por lo que llaman “expertos” o “consejeros” en países como Congo, Mozambique o Venezuela.

El grupo Wagner no es una unidad militar privada con un cuerpo de mercenarios constante. El periodista ruso Denís Korotkov, que ha investigado a fondo su naturaleza desde hace años, explica que se movilizan cuando hay necesidad de enviar un contingente a alguna parte: “Se les reúne, van al polígono militar de entrenamiento de Mólkino (sur de Rusia), después a Siria y de allí al lugar donde van a operar”. Desde sus primeros tiempos en Ucrania se han diversificado. Ahora proporcionan también entrenamiento militar, hacen consultoría y operaciones de inteligencia.

Al margen de las posibles intenciones de Rusia, la supuesta llegada de mercenarios deja claro que Hafter no dispone ahora mismo de medios para conquistar Trípoli. Desde su ofensiva el 4 de abril, el único movimiento significativo registrado fue la recuperación de la ciudad de Garián, situada a 80 kilómetros al sur de la capital. Su imagen como el único hombre capaz de imponer orden en Libia se ha visto bastante deteriorada incluso ante sus propios aliados, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

“Lo que está claro es que es poco verosímil que haya miles de mercenarios rusos. Porque esta guerra se está librando, sobre todo con drones”, señala el diplomático occidental. Y añade: “Cualquiera que haya estado en el frente libio sabe que apenas están movilizados cientos de hombres en cada bando. Y si hubiera miles de rusos, ya habría vídeos de ellos en las redes sociales. En esta guerra todo está saliendo en las redes”. Para concluir su análisis el diplomático señala: "Si los rusos están llegando a Libia es porque hay un hueco que otros han decidido no ocupar".
https://elpais.com/internacional/2019/1 ... 08595.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 09 Mar 2020 20:31 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
Mercenarios rusos:
https://www.revistaejercitos.com/2019/0 ... ios-rusos/
http://analizandoconflictos.com/2020/03 ... n-erdogan/

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 19 Sep 2020 11:13 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
El piloto de combate, el jefe mercenario y el señor de la guerra: una historia de guerra moderna

Cuando Christiaan Durrant tenía cuatro años, su padre lo ató a la espalda y los lanzó a ambos desde un acantilado del océano en un ala delta hecho en casa con lona, ​​tubos eléctricos y tuberías de aluminio.

Sorprendentemente, la pareja regresó a la tierra sin contratiempos y nació la obsesión de toda la vida de Durrant con el cielo, y con el riesgo alimentado por la adrenalina.

Fue una obsesión que finalmente lo colocaría en la mira de una investigación de la ONU, acusado de planificar una operación secreta para proporcionar a un señor de la guerra libio aviones, armas y soldados para ayudar a derrocar al gobierno de Libia reconocido internacionalmente.


A los 22, Durrant era piloto de combate de la Fuerza Aérea Australiana. A los 28, había encabezado la clase en una de las clases de pilotos de combate más difíciles del ejército australiano: el curso de Instructor de combate de combate, o FCI, equivalente al programa de pilotos Top Gun Navy de Estados Unidos.

Junto con sus crecientes habilidades, sin embargo, estaba una creciente sensación de frustración con los militares y su burocracia.

"Empecé a perder un poco la fe ... sentí que había mucha política involucrada y burócratas de alto rango que estaban erosionando la fuerza de lo que se le pidió que hiciera: defender el país. Y no pude" "Trabajar en ese ambiente, chocaba demasiado con mi propia personalidad", recordó en una entrevista con la radio ABC.

Dejó la Fuerza Aérea en 2004. Durante la década siguiente probó varias carreras civiles: voló jumbos para Qantas, fue consultor de aviación militar en Canberra, comenzó un negocio de turismo en Tasmania e incluso dirigió una granja. Ninguno atascado.

Durrant escribió sobre su sed de acción en su autobiografía de 2012, Fighter Pilot.

"Hay un mono en tu espalda ... Solo come peligro, emoción y hazañas imposibles. Si no se alimenta, te susurrará al oído lo poco que vales", dijo.

"Para satisfacer a ese mono tendrás que hacer cosas que no son del todo cuerdas, ni conducen a una larga vida ni a una familia feliz. Eres un esclavo del mono".
Encontrar, arreglar, terminar: Operación Opus


Mantener a ese mono alimentado fue cómo Durrant supuestamente terminó estableciendo un proyecto militar privado para un señor de la guerra libio.

Four Corners puede revelar que las Naciones Unidas están investigando el presunto papel de Durrant, y el de otros dos militares australianos, en la operación libia. La ONU alega que la misión violó un embargo de armas diseñado para detener la violencia que ha asolado a la nación del Medio Oriente desde el derrocamiento del dictador Muammar Gaddafi en 2011.

John Oddie, ex subcomandante de las Fuerzas Armadas de Australia en el Medio Oriente, dijo a Four Corners que las acusaciones eran extremadamente preocupantes.

"Es excepcionalmente grave que ex militares australianos estén aplicando las habilidades que les han otorgado nuestra comunidad y nuestro gobierno para cosas potencialmente criminales, ciertamente inmorales", dijo.
Youtube El piloto de combate, el jefe mercenario y el señor de la guerra: una historia de guerra moderna en Libia | Cuatro esquinas

La operación de 2019 fue organizada por un oscuro grupo de mercenarios y empresarios que se hacen llamar Opus.

Según la ONU, que ha reunido 140 páginas de evidencia condenatoria a través de dos informes innovadores, fue diseñado para brindar apoyo militar al general Khalifa Haftar, que controla las autodenominadas Fuerzas Armadas Árabes Libias, que ha estado luchando durante años para derrocar al gobierno reconocido del país.

La operación del Opus se presenta en dos documentos: una presentación en PowerPoint y un informe de situación secreto, o sitrep. Ambos se revelan aquí por primera vez.

En el informe de situación, el equipo de Opus lo advierte: "puede ser efectivo en siete días ... con la exportación de artículos controlados, incluidos helicópteros, municiones aéreas, armas terrestres, municiones terrestres y visión nocturna".

"Opus continuará con su agresivo programa de despliegue [para] apoyar la intención estratégica del comandante", concluyó. Los investigadores de la ONU creen que el general Haftar es "el comandante".

Helicópteros, armas y soldados occidentales
En un lenguaje frío y comercial, PowerPoint presentó un plan para helicópteros armados y un equipo de exmilitares occidentales que actuarían como fuerzas especiales de Haftar.

Proporcionó una lista de compras de hombres, armas, helicópteros de ataque militar y aviones de vigilancia.

También incluía una lista de nueve libios que aparentemente el equipo del Opus estaba ofreciendo matar o secuestrar para Haftar.

Una de las personas tiene el término DNT (No Terminar) junto a su nombre.

El documento está lleno de términos militares estadounidenses para asesinatos selectivos y secuestros.

En una página se refiere a la provisión de una unidad de "extracción / terminación de HVT": HVT significa objetivos de alto valor. En otros lugares, incluye el término F3, que significa Find, Fix, Finish, un término para apuntar y matar o capturar enemigos importantes.

"Se le dice que busque, ubique y asesine a personas", dijo el periodista estadounidense de conflictos Robert Young Pelton, quien ha hablado con personas involucradas en la operación.

Haftar aceptó la propuesta, que según los investigadores de la ONU tenía un valor de hasta 80 millones de dólares, y en dos meses empezaron a llegar helicópteros y aviones a Amman, Jordania.
Cuatro miembros del Ejército Nacional Libio (LNA) vestidos con ropa del ejército hacen gestos con signos de paz desde un automóvil montado con armas.

Según investigadores de la ONU, el 14 de junio del año pasado, Durrant aterrizó en Ammán para supervisar el envío de helicópteros, aviones y un grupo de unos 20, principalmente ex militares de Sudáfrica, el Reino Unido, los Estados Unidos y Australia, a Libia para la operación Haftar.

También estuvo allí para recibir dos helicópteros de ataque Cobra y cinco helicópteros de las fuerzas especiales "Little Bird" del ejército jordano, que los vendía en el mercado abierto, según investigadores de la ONU.

Las autoridades jordanas comenzaron a sospechar del proyecto y enviaron a un representante para reunirse con Durrant.

No salió bien. Durrant se presentó como Gene Rynack, un ligero error ortográfico del nombre del piloto contratista de la CIA de Mel Gibson en la película, Air America.

"Durrant dijo a las autoridades jordanas que la operación tenía autorizaciones de 'todas partes'", declararon los investigadores de la ONU en un informe. Los jordanos establecieron que eso no era cierto.

En cuestión de días, el cuartel general de las Fuerzas Armadas de Jordania canceló la venta de los helicópteros de ataque y las autorizaciones de salida de los aviones y hombres que estaban a punto de desplegarse en Libia, encontró la ONU.

Los investigadores de la ONU creen que Durrant y los demás detrás de Opus se vieron obligados a comprar media docena de helicópteros exmilitares en Sudáfrica y enviarlos por todo el continente.


Durrant salió de Ammán hacia su casa en los Emiratos Árabes Unidos.

Los contratistas organizaron un vuelo privado y, el 27 de junio o alrededor de esa fecha, 20 mercenarios aterrizaron en el cuartel general de Haftar en el este de Libia, Bengasi.

Entre los 20 mercenarios había otros dos australianos: un ex soldado del SAS de 60 años y un ex fusilero del Ejército de 38 años y tripulante de Blackhawk.

A los 20 hombres se les pagó alrededor de 80.000 dólares cada uno por lo que sería un trabajo de tres meses. Al final, solo duraron unos días en la nación devastada por la guerra.

Cuando llegaron, tres de los mercenarios fueron a visitar a Haftar para discutir la operación. El caudillo mercurial notó que llegaban sin los helicópteros militares prometidos en el PowerPoint.

"El general, al no ver todas sus cañoneras de lujo por las que había pagado, se enfureció", dijo Pelton, el periodista a quien una persona involucrada le describió la escena.

“El general dijo: 'Pagué $ 80 millones, ¿dónde están mis cosas?' Y hubo amenazas contra la vida de Durrant, personalmente por parte del general ", le dijeron a Pelton.

A los mercenarios les quedó claro que el plan se estaba desmoronando. Varias noches más tarde, temiendo por su seguridad, condujeron hasta un muelle de Bengasi y huyeron en dos botes inflables.

Uno de los botes se averió poco después de partir y los 20 hombres tuvieron que amontonarse en un bote pequeño para un viaje nocturno de 350 millas náuticas a través del Mediterráneo hasta un puerto seguro en Malta.

Cuando llegaron a la capital maltesa, La Valeta, los mercenarios fueron interrogados por la policía maltesa. Dijeron que estaban en Libia como parte de un estudio de petróleo y gas y que habían evacuado apresuradamente porque se volvía demasiado peligroso.

Fueron liberados sin cargos y pasaron la noche en un resort antes de salir de la isla en vuelos internacionales.

Durrant declinó una entrevista, pero dijo a Four Corners en un comunicado que ni él ni los hombres que entraron en Libia participaron en la prestación de apoyo militar a Haf.

No infringimos las sanciones; no brindamos servicios militares, no llevamos armas y no somos mercenarios ", dijo. La ONU se basaba en" documentos falsos "para acusarlo de participación, dijo a Four Corners.

"Algunas de sus preguntas y los informes anteriores de otros se basan en investigaciones poco fiables de la ONU, influenciadas por una agenda política que va más allá de mí, y sigue siendo falsa y decepcionante", afirmó.

Los informes de la ONU sobre la presunta operación afirman que la evidencia está establecida más allá de toda duda razonable de que la operación ocurrió. Los investigadores también afirman estar "convencidos de la veracidad" de los documentos en los que se basan.

Los investigadores de la ONU afirman que Durrant fue uno de los organizadores de la operación y ha violado el embargo de armas de la ONU.

Durrant fue "al menos, cómplice de la planificación y ejecución de una operación militar en apoyo de un grupo armado en Libia", según su informe más reciente.

Una de las personas que la ONU está mirando en relación con el caso es un amigo estadounidense de Durrant: Erik Prince.
El infame jefe mercenario

Prince es uno de los jefes mercenarios más destacados y notorios del mundo.

Prince, el hijo menor de un multimillonario de repuestos de automóviles de Michigan, sirvió brevemente como SEAL de la Marina de los EE. UU. Antes de crear la compañía militar privada Blackwater a fines de la década de 1990. La empresa se convirtió en uno de los mayores proveedores de servicios militares privados para el gobierno de Estados Unidos durante la guerra de Irak.

Robert Young Pelton se incorporó a Blackwater en Irak y pasó tiempo con Prince. Recuerda que incluso cuando la compañía ganaba cientos de millones protegiendo a diplomáticos estadounidenses, Prince tenía una ambición más audaz.
https://www.abc.net.au/news/2020-09-14/ ... d/12644052

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 21 Sep 2020 12:28 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
La expansión de las PMC rusas:
https://russianpmcs.csis.org/

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 17 Mar 2021 09:48 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12496
Ubicación: Pintiam.-
Dyck Advisory Group, Wagner Group, Burnham Global o Paramount Group son empresas desconocidas por completo para el gran público. Oficialmente son compañías asesoras que emplean, según definición propia de la última, a "ingenieros, técnicos, arquitectos navales, diseñadores, matemáticos, abogados, contables, gerentes, etc", pero que en la práctica ofrecen servicios de protección, seguridad y adiestramiento. Es decir, mercenarios.

Los hay rusos (algunos de ellos vinculados directamente al gobierno de Vladimir Putin). También están algunos exmilitares británicos con sede en Dubai. Y por supuesto los soldados de fortuna herederos del Apartheid y de la nunca reconocida Rodesia. Y todos ellos han estado, están o estarán en un futuro próximo en Mozambique, donde la guerra contra la insurgencia islamista ha superado por completo al gobierno.

A mitad de camino entre Mozambique y Tanzania el grupo conocido localmente como Al-Sunna wa Jama’a, y cuyo líder ha sido identificado por Estados Unidos como Abu Yasir Hassan, contaba con apenas unas decenas de milicianos a principios de 2018, aunque su número se ha multiplicado hasta cerca del millar en la actualidad. En todo ese proceso, los datos oficiales de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) sitúan en más de 2.000 la cifra de fallecidos y en cerca de 700.000 el número de personas desplazadas, aunque otras organizaciones reducen ligeramente las cifras.


El conflicto, informa EFE, comenzó en octubre de 2017 con el primer ataque a dos comisarias en Mocimboa da Praia de un grupo apodado por la población local como Al Shabab, el cual no guarda relación con la organización terrorista homónima somalí sino que tiene lazos con el Estado Islámico (EI). Desde entonces, los ataques violentos no han cesado en una región rica en piedras preciosas (rubíes) y gas natural, de cuya extracción participan grandes multinacionales como la italiana ENI o la estadounidense Anadarko.

Intereses que el Gobierno mozambiqueño, con el presidente Filipe Nyusi al frente, necesitaba proteger. Especialmente en vista de los enfrentamientos entre los miembros de su ejército y su propia policía.
Rusos, sudafricanos...

Wagner Group, con fuertes vínculos con el Kremlin, fue la primera empresa en pisar el terreno. Con alrededor de 160 efectivos trataron de contener el avance de las milicias islamistas durante el año 2019 y sus incursiones en la zona de Cabo Delgado, pero rápidamente abandonaron Mozambique después de que al menos siete de sus integrantes resultasen muertos en los enfrentamientos con Al-Sunna wa Jama’a.

El segundo contacto del presidente Nyusi fue con tropas mercenarias de Sudáfrica. Primero fue Paramount Group, conglomerado aeroespacial y de defensa, quien confirmó la firma de un contrato para proveer de vehículos y de entrenamiento al ejército mozambiqueño. "No estamos autorizados a realizad comentarios sobre la naturaleza y el alcance de los contratos con nuestros clientes", declaró la empresa al Financial Times. Después vendrían los soldados de Dyck Advisory Group (DAG), que habrían llegado al país con pequeño helicópteros y armamento pesado.

El último contacto conocido con contratistas militares habría sido con Burnham Group, empresa con sede en Dubai, integrada por exmilitares británicos y que el mes pasado anunció que Paramount Group ha adquirido una participación en la empresa y que juntos tenían "un contrato multimillonario con un gobierno africano para proporcionar una variedad de entrenamiento y asesoría militar [...] para contrarrestar eficazmente una insurgencia en curso dentro de sus fronteras”.
Cabo Delgado.

Cabo Delgado. Flickr
Crímenes de guerra

Sin embargo, ninguna de estas empresas ha conseguido frenar de facto el avance de las milicias islamistas en Cabo Delgado. Es más, un informe de Amnistía Internacional acusa a estos "ejércitos privados" de "posibles crímenes de guerra, incluido asesinar civiles", según informa The New York Times. En concreto, se refiere el informe a la actuación de los soldados sudafricanos de DAG en una ofensiva insurgen en la ciudad de Pemba, la capital provincial, donde los helicópteros habrían abierto fuego de forma indiscriminada sin diferenciar entre milicianos y civiles.

La violencia gratuita, en cualquier caso, no es patrimonio exclusivo de estos mercenarios. Según otro informe de la ONG Save the Children, niños de tan solo 11 años están siendo decapitados en pleno conflicto.
EEUU vs Estado Islámico

La situación -y la amenaza para los intereses comerciales de la misma- han provocado que el gobierno de Joe Biden también haga acto de prensencia en la zona. De hecho, esta misma semana, varios pequeños grupos de las fuerzas especiales, Boinas Verdes concretamente, se encuentran ya en en país para adiestrar durante los próximos meses en contrainsurgencia al ejército mozambiqueño.

En cualquier caso, la inteligencia estadounidense no tiene completamente claro que el grupo esté directamente relacionado con las facciones de Estado Islámico en Irak o Siria. Es más, el EI no ha hecho referencia alguna a los insurgentes de Mozambique desde el pasado otoño, lo que no hace sino arrojar más dudas sobre sus vínculos.

Así son varios los expertos que consideran que tanto Al-Sunna wa Jama’a como otros grupos africanos utilizan el nombre de Estado Islámico para infundir aún más terror entre la población civil y las autoridades locales. La insurgencia en Mozambique incluye a algunos combatientes con origen en la vecina Tanzania, pero la mayoría son locales, una zona de gran pobreza y golpeada por la corrupción endémica.
https://www.elespanol.com/mundo/africa/ ... 706_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1522 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 166, 167, 168, 169, 170  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos