Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 23 Sep 2021 03:49
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 1525 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 166, 167, 168, 169, 170
Autor Mensaje
NotaPublicado: 28 Mar 2021 13:08 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12619
Ubicación: Pintiam.-
La web de la empresa de seguridad sudafricana Dyck Advisory Group (DAG), con sede en Velddrif, al norte de Ciudad del Cabo, ofrece lo siguiente: “DAG dispone de un gran grupo de exmilitares de varias nacionalidades a los que recurrir, todos con experiencia previa en operaciones de seguridad en entornos hostiles; el personal de seguridad puede ir armado o desarmado”. Eso depende del cliente. Uno de los que ha contratado últimamente los servicios de DAG, liderada por el coronel Lionel Dyck, nacido hace 76 años en la antigua Rodesia, hoy Zimbabue, es el Gobierno de Mozambique. Una treintena de hombres, varios helicópteros, ultraligeros, avionetas… y un enemigo, el grupo conocido como Al Shabab, que con saña y un salvajismo in crescendo inspirado en el Estado Islámico tiene en jaque a la provincia mozambiqueña de Cabo Delgado. Pero las cosas no han salido del todo bien. Amnistía Internacional ha denunciado a DAG por la muerte de civiles y la contratista puede finalizar sus días en Mozambique.

David Matsinhe fue el encargado de la investigación de Amnistía (informe Lo que vi fue muerte), publicada el pasado 2 de marzo. Esta recogía 53 testimonios que aseguraban que helicópteros de DAG dispararon contra multitudes, sin discriminar entre civiles y objetivos militares. “Uno de los riesgos de contratar empresas militares privadas”, dice Matsinhe en un intercambio de correos, “es la propensión para cometer abusos de los derechos humanos; sus actividades son rara vez monitoreadas y en pocas ocasiones, los operativos rinden cuentas”. Estos “operativos” de los que habla Matsinhe son mercenarios. Suenan a las guerras de independencia o poscoloniales de África, pero la factura de estos soldados de fortuna aún es elevada en el continente.

Mozambique es un estupendo ejemplo de cómo la iniciativa privada cala en la trinchera africana si las cosas se tuercen. El círculo es perverso: muchos ejércitos regulares no están ni entrenados ni armados para hacer frente a organizaciones terroristas como la mozambiqueña Al Shabab —sin vínculos con el grupo somalí del mismo nombre— que crecen en poco tiempo en los circuitos del crimen organizado y el mercado negro de armas. La experiencia de batalla no se coge en dos días, lo que invita a algunos Gobiernos a apostar por estos mercenarios al rescate, veteranos de guerra con soluciones a corto plazo.

Así fue en Nigeria en la primera etapa dura de Boko Haram (2014-2015), tras el secuestro de las niñas de Chibok. Se contrató los servicios de empresas como STTEP (Specialised Tasks, Training, Equipment and Protection), bajo el mando de Eeben Barlow, exmando de fuerzas sudafricanas en tiempos de apartheid y uno de los nombres que más suenan en este mundillo mercenario. Funcionó, como reconoce Teniola Tayo, investigadora del Instituto de Estudios de Seguridad (ISS, en sus siglas en inglés), con sede en Dakar, y autora del análisis Soldados de alquiler en la crisis de Boko Haram. “Pudieron lograr avances importantes que no habían conseguido los militares y eso marcó un punto de inflexión en la guerra”, señala Tayo en correo. Eso sí, a costa en ocasiones de sueldos que multiplicaban por cuatro lo ganado por los militares nigerianos que participaban en la misma batalla. Mala cosa para la moral de la tropa.

Se fueron de Nigeria; el actual Gobierno no es partidario de utilizarlos, pero Boko Haram aprieta y también las peticiones de que vuelvan los contratistas. El pasado 10 de marzo, recuerda Tayo, miembros de la Cámara baja nigeriana presentaron una moción en la que pedían al Ejecutivo permitir la contratación de estos extranjeros a sueldo. “Creo que encuentran más atractivo el uso de mercenarios que la intervención de ejércitos occidentales por cuestiones relacionadas con la soberanía”, continúa la analista de ISS.

La empresa del coronel Dyck, que hace frente a Al Shabab desde abril de 2020, no fue la primera opción del Gobierno mozambiqueño de Filipe Nyusi. Antes estuvieron los mercenarios rusos de Wagner, presentes en al menos una decena de países africanos, desde Libia a Madagascar, según una información reciente de la agencia Bloomberg. Wagner no cosechó un gran éxito en Cabo Delgado y Maputo tiró del coronel Dyck, que participó en la guerra civil entre marxistas y anticomunistas en este país (1977-1992) y que, ya con su empresa, trabajó hace ocho años en una campaña contra la caza furtiva.
La influencia rusa

Pero Wagner, vinculada al entorno del Kremlin, ha llegado al continente para quedarse, en un esfuerzo de Rusia por ganar influencia geoestratégica. No sin levantar ampollas. En 2018 aterrizaron en Bangui, capital de República Centroafricana, para apuntalar la seguridad del presidente Faustin-Archange Touaderá —al estilo de los guardaespaldas israelíes en Guinea Ecuatorial—. Esto no gustó demasiado a la misión militar europea que entrenaba y entrena aún hoy —con presencia de un puñado de uniformados españoles— al Ejército centroafricano. Este avispero, en el que una coalición de milicias trata de arrebatar Bangui a Touaderá, se completa con las fuerzas de pacificación de la ONU. El cóctel es bueno.

Pero, ¿de dónde salen estas empresas privadas de seguridad? “No hay evidencias de que estas compañías o grupos estén patrocinados u organizados por países como Sudáfrica”, afirma Willem Els, del programa sobre crimen organizado Enact, apoyado por el ISS e Interpol. Tras el apartheid y años de conflicto, muchos militares con experiencia en Sudáfrica tomaron la vía privada para ganarse la vida. Sin embargo, este país, como recuerda Els, cuenta con una ley que regula la actividad de los mercenarios. O la empresa recibe el sello del Ministerio de Defensa sudafricano para operar en el extranjero, o nada. También se lo pueden saltar, que es lo que ha hecho DAG en Mozambique.

Junto a los Barlow y Dyck han pasado por el continente africano en los últimos 60 años mercenarios franceses, británicos, israelíes, estadounidenses… Como afirma el investigador de Enact, estos no están “obligados” por los tratados sobre la guerra que sí fiscalizan a tropas regulares. No quita que estos ejércitos profesionales no sean también capaces de abusos. Es el caso del Batallón de Intervención Rápida (BIR) de Camerún, una unidad de élite que responde ante el presidente Paul Biya y formada con apoyo de la iniciativa privada israelí vinculada al empresario Eran Moas. Es la vanguardia en el conflicto abierto en la región anglófona del país, señalada por Human Rights Watch por cometer atrocidades contra la población civil.

Tras el informe de Amnistía sobre Mozambique del pasado 2 de marzo, la empresa de Lionel Dyck emitió un comunicado en el que aseguró que abría una investigación sobre lo ocurrido. Fuentes del portal de noticias mozambiqueño Zitamar News afirmaron el pasado 23 de marzo que el contrato de DAG finalizará el 6 de abril. Según este medio, otras dos empresas asistirán al Ejército del país, entrenado ahora además por fuerzas especiales estadounidenses, la sudafricana Paramount y la emiratí Burnham Global.
https://elpais.com/internacional/2021-0 ... frica.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 09 Jul 2021 09:03 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12619
Ubicación: Pintiam.-
Los atacantes se hicieron pasar por agentes de la Unidad Antidrogas de EEUU (DEA) para desplegarse alrededor de la vivienda presidencial

La Policía Nacional de Haití (PNH) ha capturado a 17 mercenarios como presuntos autores del magnicidio del presidente Jovenel Moïse, en varios de los casos con la ayuda del pueblo. De los 17, 15 son de nacionalidad colombiana y dos estadounidenses, según confirmó el propio primer ministro interino, Claude Joseph. Los atacantes se hicieron pasar por agentes de la Unidad Antidrogas de EEUU (DEA) para desplegarse alrededor de la vivienda presidencial.

En el "gran operativo realizado por nuestra policía", informó el gobierno, murieron otros cuatro de los mercenarios y se busca de forma intensa a 7 más, pero las fuerzas policiales no saben si todos ellos han sobrevivido en los tiroteos. Por lo tanto, el comando estaba integrado por 28 hombres.

El grupo fue presentado ante la prensa, entre ellos el estadounidense James Solages, con residencia en Florida y experto en seguridad. También se conoce el nombre de al menos cuatro de los colombianos: Alejandro Giraldo, John Jairo Ramírez, Víctor Albeiro Pinera y Manuel Antonio Groso. Todos ellos están siendo interrogados por la policía.


Haití ha pedido ayuda a la comunidad internacional para continuar la investigación, aunque desde el seno del gobierno se señala a los oligarcas contra los que luchaba Moïse como los principales sospechosos. "Hay que hacer justicia para el presidente y para su gobierno, hay que buscar a sus enemigos y someterlos para ser juzgados por el crimen. Estamos investigando", insistió el primer ministro interino, Claude Joseph.

De los cinco vehículos requisados al comando magnicida, tres fueron incendiados por las turbas. "Sigan ayudando y si ven algo, díganlo", exhortó el actual hombre fuerte del país a la población. El estado de sitio continúa en el país.

Por su parte, el Gobierno colombiano ha afirmado este jueves que dos de los colombianos detenidos en Haití son miembros retirados del Ejército de Colombia.

"En el día de hoy la Interpol ha solicitado oficialmente información al Gobierno colombiano y a nuestra Policía Nacional sobre los presuntos responsables de este hecho. Inicialmente la información señala que son ciudadanos colombianos, miembros retirados del Ejército Nacional", ha dicho en una declaración el ministro de Defensa, Diego Molano.
https://www.elmundo.es/internacional/20 ... b45df.html
https://www.semana.com/nacion/articulo/ ... ti/202152/

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 10 Jul 2021 19:29 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12619
Ubicación: Pintiam.-
Squalo16 escribió:
Los militares colombianos son reconocidos en todo el mundo tras más de cinco décadas de conflicto armado. Están entrenados por los mejores de las Fuerzas Armadas de EE UU.
https://www.larazon.es/internacional/20 ... hfzfi.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 21 Sep 2021 17:35 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 12619
Ubicación: Pintiam.-
Los debates sobre el despliegue de paramilitares rusos en Mali, traen de vuelta a viejos recuerdos para Bamako que, en años pasados, colaboró estrechamente con Moscú. Una situación vista con recelo por Francia.

Una presencia "absolutamente irreconciliable" con la de las tropas francesas. Así reaccionó el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, el miércoles 15 de septiembre ante la posibilidad de un acuerdo entre Mali y el controvertido grupo paramilitar ruso Wagner, para el despliegue de mercenarios en el país africano.

Según la agencia de noticias Reuters, un contrato entre la milicia cercana al presidente ruso, Vladimir Putin, y la junta maliense, está a punto de ser firmado para el envío de cientos de soldados rusos con el objetivo de entrenar al ejército maliense y garantizar la protección de algunos altos dirigentes del país.

Este posible acercamiento entre Rusia y Mali evoca la estrecha colaboración económica y en materia de seguridad entre ambos países durante la existencia de la Unión Soviética. Se trata de un asunto sensible y que reanima tensiones históricas entre París y Moscú.

La URSS, “un antiguo sueño maliense”

El 23 de octubre de 2019, más de cuarenta jefes de Estado africanos se reunieron en Sochi para la cumbre Rusia-África, un evento histórico con el que Putin pretendió oficializar el reencuentro entre su país y el continente africano. El Presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, ahora depuesto, lanzó en ese entonces una ofensiva de seducción: "Necesitamos que su amistad se manifieste en un ámbito en el que todo el mundo sabe que usted es campeón: la lucha contra el terrorismo. Presidente Putin, usted mismo ha dicho que está cualificado en este campo. Hoy necesitamos esta calificación".

Sumido desde el 2012 en una interminable lucha contra los yihadistas, Mali lleva varios años experimentando un deterioro de su situación de seguridad a pesar de la operación antiterrorista Barkhane dirigida por Francia en el Sahel. Periódicamente, manifestaciones en las que a veces aparecen banderas rusas, estallan para exigir la salida de las tropas francesas.
Imágen de archívo de los jefes de los países que participan en la Cumbre Rusia-África 2019 en el Parque Sirio de la Ciencia y el Arte en Sochi, el 24 de octubre de 2019.


"Existe un viejo sueño maliense, actualmente utilizado por las llamadas corrientes patrióticas, de ver al país romper con Francia para abrazar la cooperación con Moscú", explica Niagalé Bagayoko, doctora en ciencias políticas, especializada en cuestiones de seguridad en el África francófona. "Este deseo se refiere a una visión fantasiosa de la cooperación con la URSS y el bloque soviético, especialmente en el ámbito militar, por parte del presidente Modibo Keïta y continuada por su sucesor Moussa Traoré. También la transmite Francia, que sigue diciendo que Rusia quiere ocupar su lugar".

A principios de la década de 1960, que marcó el fin de la era colonial para la mayoría de los países africanos, la URSS se comprometió con el continente, a través de una estrategia de alianzas. El bloque soviético encontró un aliado perfecto en la persona del primer presidente de Mali, Modibo Keita, un socialista que quería romper con la antigua potencia colonial. La URSS se hizo cargo de la búsqueda de recursos mineros, que hasta entonces gestionaba Francia, y al mismo tiempo proporcionó al país equipo militar y entrenamiento. "La Unión Soviética, que se beneficiaba de un enorme territorio rico en recursos, tenía pocos intereses económicos en el continente. Sus inversiones tenían como objetivo principal utilizar a África como teatro de influencia en el contexto de la Guerra Fría con Occidente", afirma Anastasiya Shapochkina, profesora de geopolítica en Sciences-Po y especialista de Rusia. En Mali, al igual que en el resto de la región, estas inversiones masivas fueron poco rentables para los soviéticos, cuya experiencia africana acabó en fracaso.

Reencuentro con Rusia

Tras la caída de la URSS en 1991, Rusia, arruinada, volvió a centrarse en sí misma. Durante la década siguiente, se enfocó en su esfera de influencia privilegiada, constituida por los países del antiguo bloque soviético. Pero a partir de 2012, cuando Mali entró en guerra contra los islamistas que habían tomado el control del norte, Bamako hizo todo lo posible para renovar poco a poco su alianza militar con Moscú.

En primer lugar, el Gobierno firmó un acuerdo con el exportador de armas ruso Rosoboronexport para la compra de 3.000 fusiles de asalto Kalashnikov por un monto de casi un millón de euros. Bamako, que quiere renovar parte de su equipamiento militar ruso adquirido en la época soviética, inició nuevas negociaciones con Moscú.

En 2016, tras la visita del viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Mijaíl Bogdanov, a Mali, Moscú donó dos helicópteros al ejército maliense, afirmando que "otros equipos seguirán". En junio de 2019, el presidente Ibrahim Boubacar Keita firmó un acuerdo de defensa militar con Rusia. "La intensificación de los lazos militares está en el interés de ambos países", comentó el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, subrayando que Moscú quería contribuir a la "creación de condiciones para una paz y estabilidad duraderas".

Tensiones con Francia

Si Francia observaba con cierta desconfianza el nuevo compromiso ruso en Mali, el Gobierno se abstuvo hasta ahora de emitir fuertes críticas, al considerar la lucha contra el terrorismo como la máxima prioridad. Pero para Jean-Yves Le Drian, las discusiones sobre el despliegue de paramilitares rusos son ahora una línea roja: "Wagner es una milicia (...). que se ha distinguido en el pasado en Siria, en la República Centroafricana, con acciones, ataques, violaciones de todo tipo, que no corresponden a ninguna solución", dijo el jefe de la diplomacia francesa, dejando lugar a dudas sobre la amenaza de una retirada total del apoyo militar francés en Malí.

"Esta reacción muestra, en mi opinión, la imagen de una potencia más interesada en la defensa de sus propios intereses que en luchar contra el terrorismo", afirmó Niagalé Bagayoko. "Para la junta maliense, en cambio, es un golpe maestro que le permite seducir a una parte de la opinión pública y afirmar la independencia de su poder. En este contexto en el que Francia prepara una reducción progresiva de sus fuerzas militares, los malienses juegan con la rivalidad franco-rusa para elevar la apuesta. Sin embargo, creo que esta estrategia tiene sus límites porque Rusia no tiene interés en luchar contra los terroristas en el Sahel.

Anastasiya Shapochkina comparte este análisis: "A pesar de la retórica, África es un socio marginal para Rusia y Putin no desea repetir los errores del pasado. Al enviar milicias en el África francófona, quiere sobre todo mostrar su capacidad de causar problemas para que Francia no se inmiscuya en sus asuntos internos. Por ello, Rusia recurre a un grupo como Wagner, controlado por el Kremlin, pero que no tiene existencia legal y, como tal, no representa ningún compromiso por parte del Gobierno. Es un grupo del que Occidente hace bien en desconfiar porque es una mafia motivada por la codicia y con un historial extremadamente cuestionable en la lucha contra el terrorismo."

Jugando con las palabras, Rusia niega cualquier implicación en las conversaciones: "Allí no hay ningún representante de las fuerzas armadas rusas (...) y no hay ninguna negociación oficial en curso", declaró ante la prensa el 16 de septiembre Dmitri Peskov, portavoz del Presidente Putin. Desde entonces, Francia ha lanzado una ofensiva diplomática con las autoridades malienses y ha suavizado su posición. "Nuestra prioridad es poder continuar la lucha contra el terrorismo y esperamos que las condiciones en las que la lanzamos no se modifiquen en el futuro", dijo la ministra de Defensa, Florence Parly.
https://www.france24.com/es/%C3%A1frica ... eopolitica

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1525 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 166, 167, 168, 169, 170

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos