Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 23 Sep 2019 12:57
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 10 Ene 2019 12:06 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11261
Ubicación: Pintiam.-
Europa del Este constituía un gigantesco, pobretón, cruel, patético y lacerante 'Show de Truman'. Los súbditos de los regímenes comunistas -o sea, de los burócratas del partido- se dividían en dos categorías: confidentes -figurantes- y sospechosos. Las policías políticas de estos países desarrollaron una obsesiva y paranoica adicción por la vigilancia y la represión. Veían enemigos -reales, potenciales o imaginarios- en los más insignificantes detalles: la inopinada decisión de un inofensivo matrimonio de mediana edad de visitar un monasterio medieval podía generar recelo en la policía política, dispuesta a interpretar cierta nostalgia por un pasado capitalista en la pareja; una alusión al mal tiempo, según el clima interno en el partido, era susceptible de constituir motivo de seguimiento.

Sostiene el historiador José María Faraldo, que ha publicado recientemente 'Las redes del terror. Las policías secretas comunistas y su legado' (Galaxia Gutenberg), que se "podían quebrar vidas con esos papeles": cientos de miles de fichas con apuntes fútiles de la vida cotidiana e inocua de alemanes del Este, polacos, soviéticos, rumanos... "Y aun así, la cantidad de información hacía posible que se escaparan muchas cosas entre los dedos. Las policías secretas no fueron nunca infalibles, no eran capaces de controlar todo lo que querían. La idea de que lo veían todo o lo vigilaban todo era pura propaganda".

Si bien, muchas de esas vidas fueron de mentira. Todo el tiempo. Bastaba que la policía colocara o incorporara a su nómina un peón para cambiar el destino de tantos infelices que nunca dudaron de sus amigos, vecinos o familiares; algunos de estos desdichados se casaron con confidentes. Su vida expuesta, permanentemente vigilada. La información recopilada sobre tantos era de tal magnitud que se dejaba sin leer, se archivaba sin más. Las cajoneras de los ministerios de Seguridad e Interior eran rudimentarios aunque sistemáticos almacenes de 'big data': nombres, relaciones, vínculos, actividades, aficiones, costumbres, horarios, desplazamientos, llamadas telefónicas, lecturas...

La Stasi -policía política de Alemania del Este, fundada en 1950, también conocida como la Firma o la Compañía- clasificaba los materiales en dos secciones: el dosier personal -Personalakte-, que contenían datos del confidente, de quienes le rodeaban, la forma en que se había reclutado, las facturas que había presentado y el dinero que cobró. Y el dosier de trabajo -Arbeitsakte-, con informes que el oficial de la policía elaboraba con los datos aportados por el confidente. "Generalmente los dosieres se entrecruzaban con los asuntos: objetos de investigación muy diversos, divididos por temas que se vinculaban a dosieres que investigaran a otros sospechosos. Los confidentes -y dosieres- eran identificados por seudónimos o códigos. De este modo, los confidentes, a su vez, también eran objeto indirecto de vigilancia. Los casos cerrados se guardaban, por si acaso...

De entre las policías secretas que investiga Faraldo, la Stasi contaba con mayor número de confidentes, 93.000 "colaboradores no oficiales de seguridad"; además, tenía otros 7.000 especialistas altamente cualificados, 4.000 agentes de enlace con oficiales y 30.000 "colaboradores no oficiales para asegurar la conspiración y los contactos". Los confidentes cobraban por sus servicios aunque no quisieran. A veces recibían otro tipo de prebendas. Algunos eran captados tras cometer un pequeño delito. Si bien, Faraldo subraya que el confidente a la fuerza no era de fiar, "era mejor crear situaciones que propiciaran la colaboración", por idealismo, patriotismo u oportunismo, ganas de medrar. Quien se quería desenganchar revelaba su condición de confidente y se desactivaba. La Stasi comenzó su andadura con 2.200 empleados. Pronto pasó a unos 500 y a finales de la década apenas tenía 32. La Stasi cayó en desgracia en 1953, cuando no intuyó la insurrección de los trabajadores en la reconstrucción de la ciudad, que reivindicaban mejoras salariales; la revuelta fue reprimida por el ejército soviético. La Stasi no recuperó su reputación hasta comienzos de los años 70.

De todos modos, su funcionamiento pivotaba sobre la figura del confidente. No es una contradicción que refleje debilidad operativa, es la base sobre la que se sustenta el régimen de terror: el miedo y la desconfianza. La nomenklatura del partido comunista de la URSS se jactaba de que gracias a los informantes los soviéticos se habían dejado de hablar de política en casa o en el bar. Un informe de la Securitate rumana dice: "La fuente también declara que el actor B. F. -muy simpático, de hecho- le dio seriamente al whisky y finalmente llegó demasiado lejos, dejando en claro a la fuente que por la mañana debía hacer un informe y que no tenía nada que escribir en él, que nada le parecía importante".

Hoy, muchos familiares buscan respuestas en los archivos de la memoria. Las policías políticas -y los confidentes- podían truncar una carrera, evitar una boda, propiciarla, difundir falsos rumores... A veces "se tejían redes oscuras de varios informantes y se creaban situaciones" que obligaban al sospechoso a actuar de una determinada manera. Eran cebos para incorporarlo al cuerpo.

Faraldo narra brevemente el caso de una mujer a la que le cambiaban en casa objetos de sitio. Enfermó. Cuando, tras la caída del Muro, las víctimas acudían a los centros de la memoria a consultar su dosier, "comprendían algunas de las miserias de sus vidas, de sus fracasos, de sus derrotas".
Los archiveros explican a los usuarios cómo leer los papeles. Por ejemplo, en Polonia, cuando un agente realizaba una acción operativa -un seguimiento-, debía registrarla en el Departamento de la Primera Oficina de Evidencia Operativa según la siguiente estructura de archivo: decisión y luego informe de apertura de caso, registro de la persona sometida a vigilancia y, por último, cartas de registro (por asuntos, personas o lugares).

Peter Raina, estudiante hindú, llegó a Varsovia a terminar su tesis. Allí conoció a Barbara. Se enamoraron y casaron a pesar de los problemas de ella con el alcohol. Raina participó de la oposición de izquierda católica al régimen y alcanzó fama como historiador. En los años 90 consultó su expediente. Barbara, ya fallecida, había sido confidente de la policía. "No podía dejar de llorar", escribe Raina.

En Polonia, el carismático ex presidente Lech Walesa, activista sindical, encarna todas las ambigüedades del régimen comunista. Walesa representaba el ala moderada de las protestas. Las manifestaciones y disturbios de diciembre de 1970 le pillaron comprando un carrito para su recién nacido. Pronto se incorporó al equipo negociador. Hasta entonces dispuso de un perfil bajo. Los servicios de seguridad comenzaron a seguirle y le detuvieron el 19 de diciembre. Pasó cuatro días en el calabozo. Tenía 27 años. Entonces comenzó a cooperar con la policía con el seudónimo Bolek. En 1976 su ficha quedó archivada por falta de compromiso y "deseo de colaborar". En 1980 lideró la huelga que abrió definitivamente la brecha en Polonia. Walesa volvió a ser detenido un año después. Hoy nadie discute que colaboró con la policía, tampoco que contribuyó decisivamente a la derrota del comunismo.
https://www.elmundo.es/cultura/2019/01/ ... b4777.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 19 Sep 2019 11:01 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11261
Ubicación: Pintiam.-
Stasiland (Roca Editorial), de la escritora australiana Anna Funder, no es un ensayo que incluya tesis alguna.Es un libro de testimonios sobre la República Democrática Alemana escrito con el lenguaje de una novela o, en todo caso, de una crónica, en la que importan más el sufrimiento y la ternura que la teoría. Sin embargo, en sus páginas se encuentran ideas y preguntas muy interesantes.Por ejemplo: ¿Por qué la RDA fue tan celosa de la vida de sus ciudadanos, por qué su policía secreta penetró en su sociedad muchísimo más que cualquier otro régimen totalitario? ¿Por qué los alemanes orientales fueron los últimos en rebelarse contra su opresión entre todos los ciudadanos de la Europa comunista?

Por el nazismo.

Funland explica que la Alemania socialista ofreció a sus ciudadanos un maravilloso pacto moral: les convenció de que ellos no habían sido los cómplices del III Reich, que ellos habían caído del lado correcto de la Historia y, por tanto, estaban absueltos ante el futuro.Era la República Federal Alemana la verdadera heredera del fascismo, la que habría de cargar con las culpas de Hitler. La oferta nos suena hoy delirante y un poco cómica pero, ¿qué hubiésemos pensado si fuésemos alemanes y viviésemos en 1949?


Todo en Stasiland tiene ese tono entre la tragedia y la comedia. Funder dedica muchas páginas a contar su vida en el Berlín de 1996, mientras trabaja en el libro, y el cuadro no se parece en nada a la ciudad sofisticada y juerguista que conocemos hoy. El piso en el que vive es un apartamento de antigua nobleza en el barrio de Lichtenberg en el este profundo, abandonado por entonces a la herrumbre. Todo esta roto, el frío es insoportable, la casera pasa cada poco tiempo a vaciar de muebles la vivienda (por la que, en realidad, sólo cobra unas monedas) y los suelos y las paredes están cubiertas con ocho capas distintas de linóleo, cada una de ellas de un marrón diferente.

Y, a su alrededor, los ossies son antipáticos e inflexibles en su observación de las normas, pero, a la larga siempre ofrecen un momento en el que se quiebran y regalan una intimidad conmovedora.

La misma intimidad que alimenta Stasiland. Por sus páginas pasan víctimas y verdugos, personajes ambiguos, verdugos que son, en el fondo, víctimas y personajes pintorescos que se convirtieron en virtuosos del arte de sobrevivir.

Funder tiene un podio para sus testimonios: en él, figuran Klaus, Miriam y Julia, tres víctimas de la Stasi que se convierten también en sus amigos. Julia, su casera es una mujer de su edad, una berlinesa aún joven que, sin embargo, parece dañada ya para toda la vida. Cuando era una adolescente, se enamoró de un italiano que había llegado a Dresde para una feria. Durante dos años, se cartearon y tuvieron citas periódicas. A Julia, su entorno le presionó para que cortara ese vínculo con el mundo occidental. Pero, sorpresa: cuando por fin terminó la relación (el italiano era celoso y controlador yJulia rompió con él), la Stasi llamó a la chica y le exigió que retomase su noviazgo, que se marchase a Italia y se convertiera en su informadora. Julia rehusó y empezaron a pasarle cosas. La universidad le negó una plaza, nadie le daba trabajo, sus padres recibían información escandalosa sobre la conducta de su hija...

El caso de Miriam es aún más doloroso. Su historia empieza en 1968, cuando las noticias de la Primavera de Praga llegan a su ciudad, a Leipzig y ella es una adolescente ingenua que cree que puede ayudar a crear un mundo más justo.Con una imprenta de juguete, lanza un centenar de pasquines en favor de la libertad. Los deja en su instituto. Le pillan.La tienen arrestada algunos días. Al volver a la calle, Miriam comprende que no pinta nada en su país.Se escapa de casa, se va a Berlín, se compra un plano de la ciudad y descubre cuál es el punto más frágil del Muro. Es Nochevieja. Cruza una alambrada, cruza otra, despista a los perros policía y, cuando ya tiene el Oeste a su alcance, se tropieza con un cable y es atrapada. El trato que recibirá, en adelante, será el de una terrorista.

En cuanto a Klaus, lo suyo era el rock. Mal asunto.Cuando era adolescente, la RDA lanzó su propia música pop, el lipsi (por Leipzig), pero a nadie le interesó mucho porque el baile que promovía era rígido, no preveía ningún movimiento de cadera. De modo que Klaus, que vivía junto a la frontera y grababa secretamente las canciones que sonaban en las radios de la RFA, se enamoró de los Rolling Stones y de los Animals y montó una banda que hacía versiones en inglés inventado.

La desgracia empezó cuando Klaus y sus colegas empezaron a tener éxito y a a componer sus canciones en alemán. La Stasi empezó a presionar. Le propusieron que se deshiciera de los dos miembros más críticos del grupo. Klaus se negó, pero la Stasi siempre ganaba. Resultó que fue Klaus el que terminó despedido del grupo que llevaba su nombre. En adelante, unos clones tocarían sus éxitos por toda Alemania Oriental.

Y Klaus se convirtió en un borrachín de pub de barrio, que es donde Anna Funder lo conoció. Uno de los muchos punkis viejos que aún se pueden ver en el metro elevado de Berlín como los últimos testigos de otro tiempo.

Al otro lado del libro están los antiguos agentes de la Stasi que contestan a un anuncio por palabras de Funder en un periódico. Los hay de todos los tipos. Arrogantes, arrepentidos, bromistas. Muchos de ellos cuentan historias parecidas: la Stasi los captó a través del chantaje. Fueron villanos pero también fueron víctimas.

Algunos tienen historias cómicas.Por ejemplo: el día que cayó el Muro, la sede de la policía secreta se llenó de agentes que se afanaban en destruir documentos.Tanto trabajo tenían que la máquina que trituraba los papeles se rompió. ¿Qué hicieron? Mandar a un agente al Oeste, a que comprara una máquina nueva.
https://www.elmundo.es/cultura/laesfera ... b45ec.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos